googlece0dc0266b121078.html LOS OVNIS DE DON TOÑO: * De regreso; de rayos, de satélites y de reflexiones *

miércoles, 26 de septiembre de 2012

* De regreso; de rayos, de satélites y de reflexiones *

***¡De vuelta!!, queridos amigos y respetados lectores. De manera totalmente sorpresiva y no habitual, el servicio se ha re-establecido, cuando generalmente al ser afectados varios usuarios en una área grande, el servicio demora días. No se han dado explicaciones técnicas de parte de la empresa, simplemente un fallo en un *distribuidor* o caja madre, que suele nueclear a muchos usuarios, y no el simple poste telefónico donde hay pequeñas cajas que alimentan a 10 o 15 clientes de una misma manzana. Pero bueno...bienvenida sea la reposición.
He tenido poco tiempo para ponerme al tanto de la info, y créanme..jaja, apenas un sólo día y han pasado cosas.
Tengo un montón de comentarios por responder así que les pido algo de paciencia por uno o dos días para ponerme a cero nuevamente.
Por lo pronto les dejo ahora el post que no pude publicar y seguramente en la noche estaremos comenzando a actualizarnos, especialmente con una falta enorme de datos espaciales desde muchos sitios oficiales.


A través del sitio Weather.com, se ha informado que el satélite meteorológico GOES 13 de EEUU que sigue la costa este saldrá de servicio por mal funcionamiento. La agencia dijo que el Domingo se detectaron *vibraciones* que afectan a las imágenes que el satélite envía de vuelta a la Tierra, los ingenieros decidieron poner esa parte del satélite en modo de espera. Si bien las capacidades de previsión no se ven muy afectadas, un tercer satélite que se utiliza para cubrir la Costa Oeste ha ampliado su área de cobertura para incluir áreas en el Este de los EEUU.

Nada mejor que la opinión de la querida Dra. Rennison quein afirma que acabamos de tener el equinoccio de otoño y es un momento peligroso para los satélites si se encuentran en el mal estado en el momento equivocado ....


*Spaceweather nos informa que las auroras eran brillantes como siempre lo son en esta época del año, pero el riesgo para los satélites es algo que escribí en mi e-libro *La Electrotecnia de los cielos* . Para los que no entienden las implicaciones metafísicas, como he escrito antes, según el Dr. Wilhelm Reich, quien habló de su investigación con Albert Einstein en la década de 1940, las tormentas geomagnéticas son las entregas de energía orgónica o éter. Hoy, queremos aclarar todo ésto y decir que las entregas del clima espacial sub-atómico llegan en forma de plasma, parte de esa energía sólo es visible en ciertas partes del espectro electromagnético como el infrarrojo y ultravioleta, y otra parte de ella completamente a obscuras a nuestros instrumentos tecnológicos-astronómicos, pero todavía es materia física, lo mismo que los neutrinos solares que una vez fueron obscuros pero ahora pueden ser detectados. Ésto nos lleva al debate sobre qué es la materia obscura y qué realmente representa. Lo que algunos llaman éter es todavía un tema de debate en cuanto a si realmente es completamente invisible, ya que es bastante claro que algunos seres humanos =a través de la sinestesia= pueden verlo en infrarojo y ultravioleta como así también pueden ver las energías que normalmente son invisibles a los demás. El espacio no es un lugar frío y obscuro donde no pasa nada, por lo tanto, los satélites están fallando debido a que las tormentas en el espacio son graves, y están siendo golpeados por una variedad de factores desde el espacio, pero en esencia, todas las partículas subatómicas llevan una carga y cuando hay un flujo masivo de carga, la descarga eléctrica puede dañar los delicados componentes electrónicos. Desde un punto de vista humano, la Tierra está experimentando un diluvio cósmico de energía celestial que se utiliza para impulsar el cambio evolutivo más masivo en éste planeta. Algunos seres humanos tienen la capacidad de absorber parte de esta energía y utilizarla para su beneficio personal, sin embargo, el mensaje real es que el campo de energía humano tiene que estar en un estado lo suficientemente buena para mantener su integridad con el fin de filtrar las energías que son útiles. Esto debería ser un importante mensaje que la comunidad metafísica debe transmitir en voz alta y clara, pero lamentablemente no se está transmitiendo, porque no hay demasiadas personas que se preocupen lo suficiente sobre lo que está pasando y no tienen el poder necesario como para preocuparse por los demás*.

Susan Joy Rennison



***Considero a la Dra. Susan como una persona de esas que hechan claridad sobre éstos temas, no sólo por su legajo científico, sino también por su calidad humana que nunca la alejó de esa parte necesaria, que la parte elitista de la ciencia suele desechar. Susan ha amalgamado la ciencia con la espiritualidad y está en un polo opuesto de lo que comúnmente conocemos como new age. El conocimiento científico aplicado a lo que llamamos espiritualidad no nos encierra en una nube de flatos como con otras corrientes. Astrofísico lo decía en reiteradas oportunidades que la radiación tanto solar como cósmica no son un juego, que el ser humano no recibe nada positivo si esos valores entran en el organismo de manera descontrolada, y me ha venido muy bien el comentario de una estimada lectora con quien comparto plenamente su reflexión. 

Es imposible medir una energía cósmica que nos haga evolucionar la consciencia, lamentablemente no existe el modo, pero sí se pude medir probadamente la radiación en bruto. La misma es letal para el cuerpo físico si supera los valores medianamente normales, afectando el ADN y provocando alteraciones genéticas o la misma muerte. Es por eso que muchas doctrinas basadas en la energía cósmica como un alimento para el espíritu carecen de prueba y sólo se pueden remitir a experiencias que solemos llamar *paranormales*. No se niega que la radiación cósmica aporte evolución a la conciencia, pero otra cosa es hablar de radiación violenta fruto de algún evento espacial como puede ser del tipo solar o de rayos Gamma. En mi particular visión, estimo que la Creación ha generado un mecanismo perfecto, basta con comprender el funcionamiento de nuestro sistema solar para comprobar que es una máquina diseñada con premeditación, y cada cosa cumple con su función en el lugar adecuado. 

Nuestro planeta está protegido al igual que el mismo sistema solar, nosotros del mismo Sol y de todos los objetos que están flotando a nuestro alrededor, y el Sol de todo lo que rodea al sistema, como son los rayos galácticos. Vaya Creación...Gran Padre único y Sapiente.
Entonces hay que tener dos cosas en claro, me parece. Que hay una energía invisible y no cuantificada científicamente que nos está modificando la parte no visible, o no física, la responsable de tantas doctrinas, que a mi criterio suelen exagerar todo y terminan alejadas de su fin. Por otro lado una energía que sí es posible cuantificar y medir, esa energía es altamente peligrosa para el cuerpo físico. Ambas existen, una más medible que la otra pero coexistentes. 

Y si me atengo a mi Fé en ese Creador al cual nada se le escapa de las manos, lo que venga.. que venga, sin temor a que sea un error. Si algún tipo de radiación solar o Gamma van a entrarnos, pues el fin no es fruto de un hecho casual, sino una de las tantas partes del mecanismo. Nosotros nos alarmamos o nos intranquilizamos y a todo le llamamos, tragedia, anomalía, catástrofe, etc, pero en realidad es parte de éste inconmensurable todo. ¿Y porqué entonces estar atentos a los fenómenos espaciales o terrestres?, pues no por carecer de la Fé en algo superior, simplemente porque una de las tantas características del ser humano es el instinto de supervivencia, factor que también obedece a un diseño inteligente. 

Ésto se desvirtúa si el instinto de superviviencia se vuelve una enfermedad, una fobia o lo que sea que nos quite de nuestro eje primordial. Porque no estamos aquí solo para sobrevivir como sea, como si fuéramos máquinas que deben *permanecer por permanecer*, tal como lo decía la magistral letra de la canción de Eladia Blázquez *Honrar la vida*, estamos aquí para mucho más que permanecer y transcurrir. En todo caso, creo humildemente que debemos sobrevivir para compartir, amar, aprender, enseñar, dar, tolerar y muchos atributos más de nuestra condición de existir. Abramos mente y corazón para que pentre en nosotros esa energía inmedible aún, pero que está presente, y a la vez no perdamos de vista a las otras energías que hay que respetar y tratar de evitar si es que llegan también. Creo que para eso nos informamos y tratamos de no encerrarnos en una burbuja de necedad, ni tampoco permitimos que la información nos enferme. Al menos es mi reflexión, muy mía, y creo que tan respetable como cualquier otra.
Gilgamesh***


FUFENTE:   http://tiemposllegados.blogspot.mx